Con la tecnología de Blogger.
RSS

Cristal oscuro (1982): Fantasía épica para adultos



Permitiéndome una vez más gustosamente activar mi vertiente nostálgica; diré que en la actualidad, y de un modo deprimente, ya no existe esa magia que inundó esa época dorada, que fueron los ochenta en el campo de la fantasía.

Por razones que resultan inexplicables, ni en los setenta ni en los noventa se ha logrado esa fuerza plena de encanto, ternura, tenebrosidad y misticismo.

Obras en ligas menores como Legend lo han conseguido, así como también grandes filmes de la talla de La Princesa Prometida, Dentro del laberinto o La Historia Interminable. Todas ellas forman un conjunto perdido en el tiempo, como fruto de un milagro que ha encandilado (y encandilará) miles de generaciones.

Siempre me han gustado las creaciones de Jim Henson; su desbordante ingenio y su poderosa imaginación no es algo que abunde en nuestros días.

Este hombre fue un maestro de la creación de mundos de fantasía tiernos, surrealistas y hasta oscursos, para todas las edades. 

Ya se puede buscar y rebuscar en el cine que se hace hoy en día y no se encontrará nada parecido, ni en cuanto a imaginación, ni en cuanto a calidad, y eso que los medios eran entonces mucho más limitados.

Las creaciones de Jim Henson, (y hablo de toda su producción y no sólo de esta película) han recorrido medio mundo y forman parte de la infancia más feliz de varias generaciones.

 “Cristal Oscuro”, está compuesta por completo por marionetas, animatronics y con un escenario completamente móvil y lleno de vida, algo totalmente novedoso en su época; Jim Henson y Fran Oz tardaron cinco años en crear esta maravilla.

Encontramos una aventura ambientada en un mundo totalmente imaginado, repleta de un rico universo de seres fantásticos, donde reina una concepción minimalista de la eterna lucha entre el Bien y el Mal.

En este caso con dos razas al borde de la extinción, los “Sabios Místicos” y los malignos “Skekses”, que son una división de una raza mucho más antigua, los “Urskeks”.

Ambas razas son los polos opuestos de los “Urskeks” y se interconectan entre sí debido a un cristal mágico que antes les unía y que ahora está incompleto. 

Una antigua profecía cuenta que un pequeño ser, un Gelflin, será el elegido para completar el cristal y llevar así la paz y el Bien al mundo.

El mundo que se nos pone delante es completamente creíble y uno olvida, que lo que está viendo son marionetas desde el principio hasta el final. 

Resulta muy fresco ver una película hecha así, estando como estamos inmersos en la era de los incontanbles efectos por ordenador y 3D.

Sin embargo, encuentro dos puntos flojos que hacen que esta cinta para mi haya sido interesante y entretenida únicamente, y solo le de el aprobado raspado.

Lo primero es que el guión está contado de una forma un poco enrevesada, hay detalles que quedan poco claros y en ocasiones uno se pierde un poco, lo que puede llegar incluso a aburrir por momentos.

Y lo segundo y lo más importante para mi, es que la acción transcurre demasiado lenta, cosa que también puede llegar a resultar aburrida, según el espectador.

Un monumento a la imaginación, demostrando que por muy grande que uno sea y por muchos años que pasen; la fantasía y la épica pueden durar para siempre en el corazón de una persona.

Una rareza para descubrir, quién no haya tenido la oportunidad de haberlo hecho ya.







  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario